2 jun. 2014

Cherry pie (tarta de cerezas)

Cherry pie


Las cerezas o guindas, son una de las frutas más consumidas en la época de verano. Pertenecen a la misma familia que la del melocotón, el albaricoque y la ciruela. Existen diferentes variedades, y las podemos clasificar entre las dulces(Napoleón, ambrunesa, lapins, starking,summit, vittoria, burlar, picota y sandy) y las ácidas (Richmond, montmorency y morello).

Las cerezas cogen su punto óptimo de maduración entre finales de primavera y finales de verano. Por ejemplo, podemos encontrar las conocidas picotas a finales de junio o principios de julio hasta finales de agosto.

Así que vamos a aprovechar este fruto tan sabroso que nos da la madre naturaleza, para hacer una tarta de cerezas. Esta receta es una adaptación de la receta de Martha Stewart del libro " Martha´s American Food".  ¿Os acordáis que ya hice otro pie , pero de manzana?

Ingredientes para la masa quebrada:
  • 375 grs de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 200 grs de mantequilla fría
  • 10 cucharadas de agua fría
Metemos en un robot de cocina o procesador, la harina, la mantequilla el azúcar y la sal. Mezclamos hasta que quede una harina amarilla. Echamos poco a poco el agua y mezclamos durante unos 30 segundos hasta que se forme una bola de masa. No sobremezclamos y si vemos que la masa está seca aún, echamos un poco más de agua.

Dividimos la masa en 2, envolvemos cada parte en papel film y la dejamos en la nevera al menos 1 hora o toda la noche.

Sacamos de la nevera y sobre una superficie enharinada amasamos una parte de la masa hasta dejarla de un grosor de unos 3mm. Ponemos esa parte de la masa extendida en el plato que vamos a colocar en el horno, debe ser un plato para tartas de unos 22cm. Dejamos unos cms de margen sobresaliendo para luego poder sellarla bien. Pinchamos el fondo con un tenedor. Tapamos la masa con un film transparente y dejamos reposar en la nevera una media hora.





Ingredientes para el relleno:
  • 1 kg de cerezas 
  • 1/4 taza de maicena
  • 1 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de extracto de almendra
  • 2 cucharadas de mantequilla cortada en trozos pequeños
  • 1 huevo y una cucharada de nata ( para pintar )
  • un poco de azúcar

Si no tenéis todo el día libre para hacer la receta, yo recomiendo que deshueséis las cerezas el día anterior y le echéis un chorrito de limón para que no se oxiden.





En un bol mezclamos todos los ingredientes excepto la mantequilla y los ingredientes para pintar la masa. Colocamos esta mezcla dentro del plato con la masa que irá al horno.






Ahora colocamos sobre las cerezas pequeños trozos de mantequilla. Volvemos a amasar la masa restante hasta que tenga un grosor de 3mm. Con la ayuda de un cortador de pastas muy pequeño, hacemos orificios en la masa. Colocamos la masa sobre el plato y sellamos los bordes bien, para ello pintaremos con huevo los bordes de la masa de la base. Refrigeramos en la nevera unos 30 minutos.



Precalentamos el horno a 200ºC.

Sacamos de la nevera la tarta y forramos los bordes con papel de aluminio para que no se quemen. Mezclamos el huevo batido y la cucharada de nata, y pintamos la superficie de la tarta. Espolvoreamos con un poco de azúcar.

Metemos la tarta en el horno durante una hora,  a una altura baja, para que la base se haga mejor.  Cuando la superficie esté dorada y el relleno burbujee la tarta estará lista. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla completamente antes de servir.



Diseñado por El Perro de Papel